Cuentos de diseño gráfico

Premios LAUS. Utilidad, transparencia y justicia Valoración del proceso de selección de los premios LAUS del Diseño Gráfico y la Comunicación Visual

Premios LAUS al diseño gráfico

Los premios LAUS del Diseño Gráfico y la Comunicación Visual son la actividad más mediática del diseño gráfico de nuestro país. Valdría la pena reflexionar: ¿realmente la imagen que proyectan da a la profesión mayor peso socialmente? No queremos abrir un debate sobre la calidad de los proyectos, que la tienen, y mucha. Discutimos sobre si los LAUS son o no una oportunidad perdida para enseñar a la gente que el diseño gráfico es útil, que ayuda a vivir mejor, a educar, a diferenciarse, a vender, a exportar, a superar la crisis, a hacer las cosas usables… Nos encantan los proyectos premiados (evidentemente, ¡somos diseñadores!), pero los encontramos un poco endogámicos.

Al mismo tiempo que doy un vistazo a los premios de este año, cojo el libro The book of envy (tiene tela el título, ¡da para otra entrada en el blog!) y lo comparo con los premiados de este año, con obras premiadas similares, muchas de los mismos clientes… Me pregunto: ¿qué piensa un “no diseñador” cuando tiene un libro como ese en las manos? ¿Qué idea se lleva de la profesión? ¿Cómo es que sólo se premian los resultados formales? ¿Por qué no se premian también los resultados obtenidos gracias al diseño? Por ejemplo, aquel logotipo que ha ayudado a una empresa a diferenciarse, o aquella publicación diseñada por disminuidos que puede facilitar a alguien la vida. O la señalética, que nos guía todos los días, sin ninguna pretensión más allá de ser útil… Mil y un ejemplos de excelencia que nunca serán premiados. Sinceramente, pensamos que un enfoque nuevo de los LAUS ayudaría aún más a dar prestigio a la profesión.

Premios LAUS al diseño gráfico

En cuanto a la organización, los socios de la ADG-FAD tenemos que estar agradecidos a la junta por su dedicación. Se notan las horas y la ilusión que dedican a promocionar el diseño. Que a nadie le quepa ninguna duda: los premios LAUS son transparentes. Hace tiempo que conocemos a la gente de la ADG-FAD y podemos poner la mano en el fuego para defender su honestidad. Hemos visto el proceso de selección por segunda vez y lo afirmamos con rotundidad: no hay trampa, ni jamones, ni viajes, ni nada de nada.

El jurado premia los mejores proyectos con tres estatuillas: bronce, plata y oro. Cuando Cel·lulitis Crònica llegó al auditorio del FAD, a las cuatro de la tarde, el jurado ya había seleccionado los proyectos que merecían ganar “los Goya” en la categoría de diseño gráfico, es decir: diseño de libros, revistas, carteles, logotipos, packaging…

En las mesas estaban los proyectos merecedores del bronce y el jurado decidía cuáles debían ganar los premios de plata, los de oro y el Grand LAUS. Era curioso ver a compañeros de profesión (muchos de ellos son referentes para nosotros) discutiendo sobre los proyectos, observar las dinámicas y el modo en que se influyen unos a otros. Estas dinámicas hacen que una pieza sea elevada del bronce a la plata o al oro (¡o al Grand LAUS!). Si el jurado hubiera votado sin debate, en la intimidad, los resultados habrían sido diferentes, seguro.

Premios LAUS al diseño gráfico

Los premios de este tipo, por definición, no son justos. Hay una cantidad enorme de proyectos y parece imposible valorarlos todos con profundidad en un solo día. Además, hay categorías que tienen más proyectos de mucha calidad que otros. Nuestra opinión es que, por aquello de tener los premios bien distribuidos por categorías, algunos LAUS de bronce merecerían la plata o el oro.

Premios LAUS al diseño gráfico