Cuentos de diseño gráfico

Sobre mi padre, el diseño gráfico, las campañas de publicidad y Sabadell

En este blog, pocas veces he escrito en primera persona. Pero este fin de semana he paseado con mi padre por las calles de Sabadell y le he estado mostrando los diferentes trabajos de diseño gráfico que hemos realizado en Cèl·lula últimamente para nuestra ciudad. Desde sus ojos me he dado cuenta por primera vez de que el diseño gráfico de nuestro estudio forma parte del paisaje de Sabadell.

El paseo empezó en la plaza del mercado, donde encontramos una torreta publicitaria con un cartel de la Fundación Òpera a Catalunya, entidad heredera de los Amigos de la Ópera de Sabadell; un cartel con una fotografía genial de Paco Amate, de Pig-Studio. Ese fue el punto de inicio de un itinerario en el que mi padre fue recordando con satisfacción la trayectoria de nuestro estudio: las campañas de publicidad y el diseño gráfico que hacíamos para los anuncios de las galerías Paddock, que nos dieron visibilidad por primera vez; los primeros encargos de identidad de cierta magnitud, como el logotipo, el branding y la identidad corporativa para la Caja de Canarias, o para el Grupo Cassa (Aigües Sabadell), segunda concesionaria de agua del país…

Pronto llegamos (esta vez, intencionadamente) a la flamante nueva sede del Diari de Sabadell, uno de los últimos proyectos de diseño gráfico del estudio, del cual nos sentimos especialmente orgullosos. Ante el diario, mi padre me recordaba los primeros libros que diseñamos para el Museo de Arte de Sabadell y el Museo de Historia de Sabadell. Una puerta de entrada al mercado editorial. De allí saltamos a hacer diseño editorial para la Fundación ”la Caixa”, Edicions 62, Planeta o Random Hause Mondadori. Así llegamos a diseñar revistas tan prestigiosas como Descobrir Catalunya, Núvol o Bubbles (la revista corporativa de Freixenet) y a colaborar con la diseñadora local Julia Font en libros de los mismísimos hermanos Roca.

El paseo siguió por la Rambla, esta vez repleta de carteles de una campaña nuestra de publicidad que incita a la población de Sabadell a consumir localmente en el contexto de COVID-19. Contemplándolos, recordamos los primeros encargos que nos hizo el ayuntamiento de nuestra ciudad: el diseño gráfico para varios de los carteles del festival 30 Nits, realizados haciendo caligrafía con linternas, y otras campañas de publicidad, como la mítica “Sabadell, d’ella, teva, nostra” (íntimamente siempre pensé que sería una marca de ciudad brutal). Sabadell es, ha sido y será siempre nuestra escuela. Desde nuestra ciudad hemos seducido a varios de los ayuntamientos más importantes del país: hemos exportado creatividad local a Badalona, L’Hospitalet, Sant Cugat del Vallès, Palma de Mallorca…

En la Rambla encontramos también una parada de la TUS (Transportes Urbanos de Sabadell), un cliente histórico de nuestro estudio. Su identidad sigue vigente, después de más de 20 años (la diseñamos cuando yo tenía sólo 28), y hoy en día continuamos ayudando a esta sociedad con su identidad corporativa. Frente a la parada del bus repasamos la cantidad de empresas de Sabadell a las que hemos ayudado a cambiar de identidad corporativa, desde estudios de arquitectura internacionalmente conocidos, como H Arquitectes, hasta los populares Next, que han revolucionado la forma empresarial de entender la arquitectura. Un placer trabajar para ellos.

Paseando, llegamos a la plaza Beatriu de Dia, donde la flamante chimenea del Vapor Codina nos recordó el pasado industrial textil de Sabadell. Allí, solemne, se levanta un tótem con la señalética que se encarga de recordar sus características: año de construcción, altura, etc.

Hablando de la ciudad, no podemos olvidarnos de la Xarxa Onion, una red empresarial que fomenta el emprendimiento local y con la cual colaboramos desinteresadamente en el diseño de su comunicación. Dentro de esa red hemos trabajado para empresas como B2B Router, una startup local, líder en software de facturación electrónica de nuestro país y actualmente en vías de expansión en los principales países de Europa; o la flamante Infinitum Projects, una incubadora de proyectos de base tecnológicos ubicada en Sabadell.

Acabamos el paseo tomando un vermut en la popular avenida de Sol i Padrís, donde vimos a un grupo de amigos que lucían prendas de Pura Ceba, una marca divertida e irreverente que fomenta el “patriotismo sabadellense gamberro” y con la cual hemos colaborado definiendo su relato de marca, creando su logotipo y llevando la dirección artística de todos sus proyectos.

Mientras le explicaba esto a mi padre, él afirmó orgulloso: “Sois parte del paisaje de Sabadell”. Y brindamos por nuestra ciudad.

Martí Sáiz
Director creativo de Cèl·lula